sábado, 11 de enero de 2014

Alargar el aroma de un perfume


Para que las notas de tu perfume se mantengan con el paso de las horas, aplica la fragancia en las zonas más cálidas del cuerpo, donde hay una mayor irrigación sanguínea -por ejemplo, detrás de la oreja, en la nuca o en el pliegue interior del codo- y en aquellas otras partes como las muñecas o detrás de las rodillas, que al moverse favorecen  el despliegue de las fases del perfume con toda libertad y de forma lenta y progresiva. Es muy interesante pulverizar el perfume en la mitad inferior del cuerpo porque, a medida que se vaya evaporando, la fragancia irá subiendo e intensificando su efecto. Ten en cuenta, no obstante, que todo perfume tiene unas notas de salida, que suelen desaparecer al cabo de dos horas, unos acordes medios o de corazón que perduran el doble de tiempo y las notas de fondo o tierra, las que persisten en la piel durante más tiempo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario