domingo, 4 de agosto de 2019

Lentillas y maquillaje



Lo más indicado con las lentillas y el maquillaje, es maquillarse, lavarse las manos e inmediatamente después, colocarse las lentillas. De esta forma, se minimiza el riesgo de que entren escamas o partículas grasas del maquillaje en los ojos, lo que podría acabar ensuciando las lentillas. No obstante, si la graduación es alta nos veremos obligadas a seguir el orden contrario. Por esas mismas razones , también conviene retirar las lentillas de los ojos antes de desmaquillarse. Para aliviar las molestias, va muy bien aplicar una gota de colirio, a ser posible natural (a base de hamamelis, aciano, etc.), en cada ojo tantas veces al día como sea necesario. Este producto, además de combatir la sequedad ocular y mitigar el picor, blanquea los ojos y da un brillo espectacular a la mirada.


Vientre plano


sábado, 13 de julio de 2019

Cálculo de calorías necesarias al día


El primer paso es saber el número de calorías que se requieren teniendo en cuenta el peso actual y el nivel de actividad física. Es muy fácil calcularlo puesto que se trata de multiplicar un valor fijo (0,9 para las mujeres, 1 para los hombres) por el peso en kilos y por una variable que viene determinada por el nivel de actividad física. Si es baja se multiplica por 35, si es media por 45 y si es alta por 55. Si, por ejemplo, el peso es de 66 kilos y se hace poco ejercicio, se deberá multiplicar 0,9 x 66 y x 35, lo que da un resultado de 2.079 Kcal. Éste sería el número de calorías que que se necesitarían  al día para mantener el peso. Si lo de que se trata es de adelgazar, se tiene que restar a la cifra obtenida 500 Kcal. El resultado de esta segunda operación da el número aproximado de calorías que deberían tener los menús de las dietas de control de peso.


Vientre plano



martes, 23 de abril de 2019

"Peeling" químico: adiós a las manchas


El "peeling" químico es una técnica de rejuvenecimiento de la piel -aparte de tratar las manchas pigmentarias o seniles, también corrige las arrugas finas, los poros dilatados, lesiones de acné, etc.-, que debe llevarse a cabo en la consulta de un dermatólogo o un profesional de la medicina estética, quien determinará la composición y la concentración del producto utilizado, su modo de aplicación y el tiempo de contacto con la piel. Normalmente, se emplean principios activos como el ácido salicílico, el ácido glicólico, el ácido láctico o el ácido kójico, de forma aislada o combinados entre ellos. Si bien en el mercado existen exfoliantes formulados con estos activos, en los "peelings" químicos se utilizan en una más alta concentración, motivo por el que este proceso tiene que realizarse bajo la atención de un especialista. 

Rejuvenecer la melena


El cabello también acusa el paso del tiempo y lo hace en forma de pérdida de vigor, densidad y brillo. Para detener este proceso, una buena idea es utilizar productos redensificantes, tanto durante el  lavado (champús, acondicionadores...) como a la hora de peinarse (sérums, espumas, lacas, etc.). También favorecen los productos antiencrespamiento, ya que, al recubrir cada cabello con una capa que lo protege de la humedad y, al mismo tiempo, aumenta su grosor, resultan perfectos para conseguir una melena suave y con movimiento. Para ganar brillo, se puede usar una mascarilla capilar o productos con aceites, como el de almendras dulces.

miércoles, 10 de abril de 2019

Manos más jóvenes y suaves


Finas y delicadas, necesitan unos cuidados muy especiales. Las palabras clave son hidratación y protección.

UNA ZONA MUY SENSIBLE

No siempre somos conscientes de ello, pero lo cierto es que las manos son tanto o más delicadas que el rostro.

El dorso, lo más conflictivo. Observa una de tus manos. Mientras que la piel en la palma es suave y resistente, la del dorso suele presentarse mucho más frágil. Y es que esta zona además de estar más expuesta a las agresiones externas (frío, sol, detergentes, etc.), también está más desprotegida, ya que es mucho más delgada y tiene menos glándulas sebáceas.

Norma número uno: proteger. El mejor remedio para todos estos problemas es utilizar varias veces al día, una crema específica que actúe como un escudo y las mantenga protegidas. Los días de mucho frío, además,no te olvides de los guantes. Si vas a realizar tareas que van a suponer el contacto con agentes irritantes (lavar los platos, hacer bricolaje o labores de jardinería, etc.), utiliza unos guantes de goma o de látex.

Norma número dos: nutrir. Para mantenerse elásticas y suaves, las manos necesitan lípidos, es decir, agentes grasos que reparen la fina piel de su superficie. La mayoría de cremas contienen glicerina y aceites vegetales como la manteca de karité, argán o de almendras. Una buena idea, cuando las manos estén muy secas, es utilizarlas a modo de mascarilla, es decir, aplicando una cantidad generosa y dejando que actúe durante un mínimo de un cuarto de hora.

LOS MEJORES CUIDADOS ANTIEDAD

A medida que va pasando el tiempo, la piel de las manos pierde progresivamente su elasticidad y aparecen las primeras manchas oscuras. Además, al disminuir la capa de grasa que hay bajo ella, las venas y los tendones se hacen mucho más visibles. Para conocer el estado de la piel, tan solo tienes que pellizcarla. Si, al soltarla, tarda en volver a su posición inicial, está falta de hidratación.

Precaución con el sol, incluso en invierno. No solo es el principal responsable de la aparición de manchas, sino también de la sequedad y del envejecimiento cutáneo. Las pieles maduras necesitan,por lo tanto, utilizar una hidratante con filtro (SPF15 como mínimo).


Activos "anti-age". Actúan de forma muy similar a los que se utilizan para el rostro. Con principios como el ácido hialurónico y la vitamina C y despigmentantes como el zinc o el ácido salicílico, mantienen la piel blanca y suave.


PEQUEÑAS MEDIDAS CON GRANDES RESULTADOS

Además de los cuidados básicos, hay una serie de normas que te ayudarán a mantener las manos suaves y atractivas.

Lavado cuidadoso. Tanto el agua como determinados productos rompen la barrera de protección natural de la piel. Para contrarrestar este efecto, evita el agua caliente, utiliza un jabón neutro y, tras cada lavado, sécate bien las manos y aplícate una hidratante.

Cosméticos suaves. Ya hemos visto que la piel de las manos es especialmente sensible. Para evitar irritaciones, reacciones alérgicas, etc. es necesario, por lo tanto, utilizar productos sin agentes agresivos como perfumes, conservantes, etc.

Y ADEMÁS...

Productos naturales. La pulpa de aguacate, los aceites de oliva y de almendras, la mezcla de huevo y miel, la manteca de cacao, etc. son productos altamente hidratantes para la piel de las manos.

No te olvides de las cutículas. De nada sirve tener unas manos perfectas si las pieles que rodean las uñas están secas y levantadas. Utiliza una crema específica para ablandarlas y, cuando te hagas la manicura, retíralas hacia atrás con un palito de madera de naranjo.

Exfoliación, también en las manos. Si tienes la piel muy reseca, una vez a la semana, puedes utilizar en las manos la misma exfoliante que utilizas para el rostro. Te ayudará a eliminar las células muertas y acelerar la renovación cutánea.


sábado, 30 de marzo de 2019

Maquillarse con gafas


Por regla general, los cristales de las gafas varían las dimensiones del ojo, sobre todo si se tienen bastantes dioptrías. Hay que tener  en cuenta, sin embargo, que dependiendo del problema a, tratar, la variación puede ser muy diferente. Si, por ejemplo, tienes miopía, las gafas te harán los ojos más pequeños, por lo que, para agrandarlos necesitarás perfilarlos por encima del párpado y utilizar sombras en tonos claros y luminosos. Si sufres hipermetropía o tienes la vista cansada, el efecto es el contrario, ya que las gafas que corrigen estas anomalías suelen agrandar el ojo. En este caso, debes perfilar por debajo del párpado y elegir tonos mates y discretos. No te excedas con la máscara de pestañas, ya que, con las gafas, el efecto puede resultar algo exagerado.