domingo, 27 de abril de 2014

Cera fría: secretos para un resultado perfecto


En las áreas del cuerpo con un mayor nivel de transpiración, como son las axilas, conviene que, antes de nada, te extiendas polvos de talco. Con este simple truco, verás como la cera se "agarra" mejor y extraes sin problemas el vello con una sola pasada. La temperatura de la cera también es importante. Cuanto más caliente, mayor capacidad para abrir los poros de la piel y, gracias a ello, mayor poder de arranque. Si la cera fría es el método que te resulta más cómodo y no quieres pasarte a la tibia o a la caliente, puedes tratar de mejorar su rendimiento. Para ello, frota la banda de cera con las manos durante cinco segundos a fin de calentarla ligeramente, sepáralas muy lentamente para que el producto se reparta por igual y, ya sobre la piel, frota la tira varias veces en la dirección en la que crece el pelo para aumentar así la fijación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario